Garmin Barcelona Triathlon 2011


Último triatlón del año con una sensación final agridulce. Hoy tenía dos ilusiones, una era hacer un buen papel en el ultimo Tri del año, sobretodo en la carrera a pie, dónde tenía puestas bastantes esperanzas. Las sensaciones de estas últimas semanas en entrenos eran especialmente buenas. La segunda ilusión del día, seguramente mayor que la primera, era ver debutar a mi hermano Pere en el SuperSprint. No llegaba preparado, pero al ser un Tri tan corto, lo importante era debutar y descubrir este deporte.

A les 8h10′ de la mañana ya estaba preparado para hacer mi carrera. El estado del mar era bastante malo, con mucha mar de fondo que ha obligado a la organización a modificar el recorrido y recortar 300 metros, quedando un primer sector de 1.200 metros.

Así que a las 8h10′ han salido los 40 profesionales con gorro dorado y dos minutos después ya hemos salido el resto de corredores de la Ola élite con gorro azul.

Había mucho oleaje y corriente que te llevaba hacia el Sur, así que la natación se ha echo bastante más dura que de costumbre, y los tiempos finales han sido bastante parecidos a un recorrido completo de 1.500 metros. En mi caso 25’06s. Yo como siempre, con mi ritmo de crucero he finiquitado el sector sin problemas y saliendo del agua bastante descansado. Larga transición hasta boxes y una vez allí, una transición muy rápida y bien ejecutada.

Al empezar el sector de bici, en poco más de 4kms he perdido el cinturón con el dorsal!!! Miro hacia atrás y veo que se ha enganchado a un corredor que va tres bicis por detrás mio, se le ha enrrollado en la horquilla delantera. Me dejo caer hasta su posición y sin dudarlo ni aflojar la marcha (40km/h), le arranco el dorsal quedando mi cinturón todavía en su horquilla. Me lo coloco en el cuadriceps, sujeto debajo del culotte y a remontar el poco tiempo perdido! Pequeño contratiempo que podría haber sido muy grave…

Justo después de este incidente, se ponen a mi altura un grupo de 8 o 10 profesionales, Godoy, Parreño, Silva, Mola, Pellejero… la élite de verdad. Sin pensarlo, arranco de pie con todas mis fuerzas y me uno a ellos para completar mis tres primeras vueltas junto a ellos, cuando ha entrado a boxes y yo he terminado mi cuarta y última vuelta en bici.

Finalmente, un tiempo de 1h00′ para completar los 40kms. Tansolo a dos minutos y ocho segundos del grupo de los primeros que han empleado 57’52”.

Otra transición rápida y bien ejecutada (1’41”) que me permite ganar alguna posición antes de la carrera a pie.

Al salir de boxes no me he guardado nada y he salido a un ritmo duro pero sostenible. Tras disfrutar del un recorrido precioso y muy ameno, me he visto a 500 metros de meta esprintando para entrar con un parcial de running de 38’08” y un total del triatlón de 2h07’26” terminando en la posición 92 de los 3.500 olímpicos que corrían hoy.

El día no terminaba aquí, satisfecho por mi parcial de running y por el resultado global, ahora tocaba vivir una experiencia nueva. Acompañar, ayudar, asistir y animar a mi hermano en su debut en la corta distancia. Tras todos los preparativos y unas cuantas horas de espera, a las 13h se ha dado la salida de la Ola 11, la del Super Sprint.

Con 400 metros de natación por delante, se ha metido en el agua coincidiendo con la llegada de mi otro hermano Marc y Vane, que se sumaban a el resto para animar a tope. Berta, Vane, Mireia y Marc esperando en boxes y yo en la playa he pasado los 13 minutos mas largos del día esperando su llegada y aquí lo tenemos!!! le saco dos fotos antes de que se acerque demasiado y justo a mi altura le saludo, le grito y le veo muy desencajado y haciendo-me señales de que iba muy tocado.

Voy corriendo a boxes para verlo de nuevo y arriva nos dice lo mismo, va mal. Entra en boxes, se saca el neopreno y a duras penas se puede calzar las botas. Se sienta, se para, se lamenta, nos mira, se para, se mira los pies, respira,, mira al suelo, respira, cierra los ojos, una larga pausa… nos mira, sus ojos lo dicen todo, no puede seguir. Otra pausa, nos mira y con una simple señal, lo entendemos rápido, se retira.

No me voy a extender demasiado porque no es necesario. No ha regulado bien, se ha pasado en el agua. Era la primera vez, no se conocía el cuerpo, los límites. Ahora ya se conoce un poco mejor así que la próxima vez podrá gestionar mejor las fuerzas en el agua.

La buena noticia es que el siguiente Domingo vendrá a correr los 10kms en la Marató del Mediterrani. También será su debut en atletismo, pero estoy seguro de que regulará mejor y espero que le sirva para sacarse la espinita y pueda disfrutar del sufrimiento!

Como siempre, una abrazo enorme a mi mujer por su apoyo incondicional y porque no se que haría yo sin esos gritos de ánimo a ras del suelo! Je jejejeje!!!

Bye Bye Garmin, hasta el año siguiente!

(pronto las fotos de los fotógrafos profesionales)

Related posts

Leave a Comment