Quebrantahuesos 2011

Viernes 17, 8am: Empieza un día que será largo. Trabajo condensado hasta mediodía, comida en la oficina rápidamente y directo al coche con la bici y las maletas ya preparadas. Salgo de Bcn recogiendo antes mis nuevas Zipp 404 Firecrest y directo a Sabiñanigo!

Tengo 320kms por delante que haré de una tirada para llegar lo antes posible, pues no voy sobrado de tiempo. A las 18h llego al pueblo y tras 5 minutos encuentro las carpas de la Quebrantahuesos!

Aparco, recojo el dorsal y el chip en 5 minutos y tras comer un poco, toca el segundo viaje del día. Sabiñanigo – Boltaña (dónde tengo el hotel). Son 75kms de mala carretera. Mitad subiendo y mitad bajando. Otra hora y media de coche y por fin llego al Hotel. Check-in, traslado mis kilos y kilos de equipaje y directo a lo que interesa.

Toca montar las nuevas ruedas con el cassete que llevo en las 303, zapatas nuevas y salgo a rodar. Tras una hora de pruebas, ajustes del cambio, presión en las ruedas, idas y venidas al Hotel, doy la bici por preparada.

Ahora toca comer lo que llevo preparado, preparar todo el material que necesitaré mañana y dejar todo el resto ordenado otra vez en el coche.

Finalmente tras dejar toda la logística lista y el desayuno del Sábado preparado, ducha y me acuesto a las 23:30. Mañana el despertador sonará a las 4:30 (vamos mal…).

Sábado 18, 4:30am: Desayuno y me visto para correr con mi ritual habitual. Cargo la bici en el coche y a las 5am empieza el viaje. 1h40′ después llego a Sabiñanigo. Tengo una hora para repasar las presiones de la bici, hacer el último bocadito y directo a meta.

Buff!!! Nunca había visto tanta bici junta!!! Me voy metiendo por el lateral y tras una colada increíble me quedo aproximadamente en la mitad, así que tengo nada menos que 5.000 tios por delante…

A las 7:30am dos truenos al cielo y salen los Pro! Tras 15′ se empieza a mover gente delante mio así que le doy al Garmin y mientras busca los satélites avanzamos lentamente hasta pasar por el arco de salida. Mi Quebrantahuesos ha empezado.

Estoy tranquilo, no tengo excesiva prisa y los primeros kilómetros por el interior del pueblo me los tomo como el calentamiento que no he podido hacer.

Tras los primeros kilómetros la carretera empieza a bajar un poco y me doy cuenta de que estas ruedas me serán de gran ayuda en llanos y bajadas. Como ruedan las 404! El grupo que llevo delante frena y UY UY UY UYYYY!!!!! No freno nada!!! Las nuevas pastillas Zipp Cork para Carbono están nuevas y todavía no tienen nada de potencia. Primer sustito que me sirve para aprovechar las primeras bajadas para frenar suavemente y acondicionar la frenada.

Seguimos a buen ritmo y decido empezar a apretar. Estoy en el km5 y empiezo lo que será la historia constante del día. Pasar gente continuamente. Es una de las cosas malas que tiene salir tan retrasado, que los pelotones que están contigo son mas lentos que tu individualmente.

Sigo metido en mi propia carrera y tras 1 hora de mucho falso llano veo que es posible que me encuentre al inicio de Somport, el primer puerto de la jornada. 28,2kms y 822 metros de desnivel. Voy dudando y de golpe veo que estoy a la altura de la estación de Can Franc. Vamos, que con la duda resulta que ya llevo la mitad del puerto, concretamente estoy en el km 17. La verdad es que Somport es largo, pero las 3/4 partes iniciales son tan suaves y llegas tan fresco que la cosa se supera muy fácilmente. Sigo pasando mucha gente y por suerte el día aguanta soleado, con nubes dispersas, pero buena temperatura. Al llegar a la cima de Somport, cambio radical! Francia nos saluda con una niebla muy espesa que aparece de golpe en la cima. Tras cruzar el punto mas alto esquivando a mucha gente que para a abrigarse me dispongo a bajar el primer descenso del día con el suelo mojado y una niebla tan densa que te llega a mojar.

Descenso tenso, algo mas lento que en seco y vigilando mucho con mis frenos, que todavía no frenan. Al llegar al punto mas bajo, empieza a llover suavemente y toca apretar en las largas rectas. Me entiendo con otros dos ciclistas que se me ponen a rueda y vamos devorando kilómetros bajo la lluvia y casi siempre por encima de 40km/h.

Tras algo menos de 3 horas de carrera y 95 kilómetros en las piernas, empieza la ascensión al Marie Blanque, ya sin lluvia pero con el piso mojado. Primer gel del día. Son 10kms al 7,15% de pendiente media, es decir, durito pero relativamente corto. Por primera vez, pongo el plato pequeño y empiezo a subir con buen ritmo. Tengo buenas sensaciones en las piernas y la motivación de pensar que estoy cerca del ecuador de la carrera, me anima a subir el MB en 36′

Una vez en la cima, y tras pasar a varios corredores con evidentes signos de fatiga, toca bajar de nuevo con el suelo mojado un puerto rápido y delicado. Buena carretera para bajar, pero con agua todo se complica. Aprovecho para comer una barrita de cereales.

Mis frenos no van, pero tras varias frenadas potentes empiezan a mostrar signos de potencia! Chillan mucho, pero frenan fuerte y me ayudan a parar la Cervélo a casi 70km/h antes de cada curva.

Tras un relajante descenso, llego a pie de puerto con 115kms y 3h45′ de carrera. Bien! Me queda un único puerto importante, y si mis cálculos no fallan, tengo el Oro a tiro! Estoy pletórico de fuerzas, pues estos puertos tan altos te castigan en el ascenso, pero te regalan unos minutos de relax de piernas en el descenso, que te dejan casi completamente recuperado en el llano.

Falso llano que pica hacia arriba y mantengo 40km/h, voy bien. Tras 10 kilómetros de falso llano, seguimos en Francia y pronto empezará el último puerto del día, Portalet. 28,7kms y 1.279 metros de desnivel. Es un puerto difícil de clasificar. Si te lo ponen al inicio de carrera seguramente lo disfrutas mucho, pues el paisaje es precioso y no castiga mucho, pero con 125kms de carrera en las piernas, hacer casi 30kms de subida se hace bastante duro.

Yo sigo a mi ritmo, pasando mucha gente, comiendo cuando toca y pasando kilómetros de puerto lentamente. Por suerte o por desgracia, los puertos Franceses están perfectamente señalizados, y cada km existe una placa que informa de los kilómetros hasta la cima y la pendiente del próximo kilómetro. 27, 26, 25, 24 los kilómetros van pasando y por suerte los porcentajes no asustan.

18, 17, 16 seguimos subiendo y aprovecho para comer el segundo y último gel.

Tras mas de un hora y media subiendo Portalet, veo la placa de último kilómetro. La cantidad de espectadores en los márgenes de la carretera cada vez es mayor. Ultimos 500 metros, la gente forma un pasillo muy estrecho, gritan como locos, te empujan, te ofrecen agua, periódicos…Hasta tenemos al tio ese disfrazado de demonio que corre a tu lado gritando como un poseso! En estos momentos disfrutas como un niño! Estas corriendo una carrera fantástica, dónde te has divertido, has pasado frío, te has mojado en llano, te has secado bajando y tras mas de 5 horas y media de carrera recibes este regalo. Esta resultando un día de ciclismo fantástico!

Tras coronar Portalet, la locura del estrecho pasillo final se termina, me abrocho el cortavientos, piso suelo Español y descenso rapidísimo hacia Hoz de Jaca, el último muro del día antes de meta.

El descenso del Portalet es largo, esta seco y lo hago muy rápido. Tanto como 82km/h de velocidad máxima y 15 kilometros de bajada que te ayudan a descansar las piernas y por desgracia te hacen caer las pulsaciones a ritmo de sofa…

Llego al final del descenso y toca comer. 6 horas de carrera, 170kms y me encuentro bien, pero tengo el estomago cerrado. Puedo beber, pero no me entra nada sóldio. Me quedan 35kms y el minipuerto de Hoz de Jaca y lo tengo que hacer en menos de una hora si quiero bajar de las 7h.

Decido no comer, aún sabiendo que me pasará factura.

Tras unos pocos kilómetros de falsos llanos me planto al inicio de Hoz de Jaca, 2,3kms al 8% con un asfalto un poco malo. Hasta el momento las carreteras eran perfectas y este puerto esta un poco mas castigado. Empiezo a subir y buf! Me noto las piernas un poco vacías. Por suerte es corto y después tocará bajar. Efectivamente, llego a la cima en poco minutos, y tras el descenso quedan unos 25kms hasta meta con mucha bajada y algún llano y falso llano. Viento de cara, pocos pelotones rápidos a los que acogerse y mirando continuamente el crono… Si puedo entrar por debajo de 7 horas, será justo. Aprieto los dientes y tras luchar contra el viento prácticamente solo, llego a Sabiñanigo y rezo para que vayamos directos a meta sin realizar ningún bucle por la población. Nos seguimos acercando, veo el arco hinchable de meta, pero vamos en dirección contraria, así que mientras lucho contra el viento analizo lo que hacen los corredores que tengo por delante… Pasamos de largo de meta y veo que en unos 500 metros existe un giro de 180º que nos enfoca a meta! Si!!!! Miro el crono, 6:53:50 Si!!!!!! Sigo aprentado, disfruto, disfruto, esprinto a tope y cruzo la meta en 6h56′.

La medalla de oro se entrega a los que en mi grupo de edad bajan de 7h45′. Tengo el Oro sobradamente y lo mejor, estoy por debajo de 7h! Lo primero que hago es ir al coche, me cambio rápidamente botas por zapatillas y casco por gorra, y llamo a mi mujer. Todo ha salido perfecto. Estoy muy contento, mucho! La Cervélo va fantástica y ahora toca recoger la medalla y disfrutar del ambiente. Me encantan las carreras!

Como un poco, disfruto una Cola Light con hielo y tras organizar mis trastos en el coche y hacer algunas fotos, empieza mi viaje de vuelta a casa. Me esperan 340kms conduciendo muy relajado y disfruntando de esa fantástica sensación del trabajo bien hecho. Salir a entrenar con la bici me encanta, pero competir me llena muchísimo mas.

Tras 4 horas de viaje llego a Barcelona a las 19h con tiempo de sobras para ir a lavar la Cervélo y llegar a casa con muchas ganas de abrazar a mis mujeres! No podría hacer nada de todo esto sin su apoyo incondicional!

Los números de la Quebrantahuesos:

205kms, 3.500 metros de desnivel positivo acumulado, 6h56′ de carrera, 3.681kcal quemadas.
Alimentación en carrera: 1,2 litros de agua con sales minerales, 4 barritas de cereales y 2 sobres de gel.
147 pulsaciones medias y 166 de máxima.
Tempertura mínima 10º y máxima 27º.

Una vez terminado todo, conclusiones:

En los días previos a la carrera y sobretodo el desayuno del día de carrera, lo he hecho bien, pues me he sentido muy fuerte.
La Cervélo va de coña y las 404 son un plus muy importante para el llano y tienen parte de culpa del resultado.
Para el año que viene, tengo que buscar Hotel en Sabiñanigo y lo tengo que hacer YA!
La Quebrantahuesos no es tan dura como podría parecer, pues los puertos suben tan arriba que después bajan mucho y casi no tienes que dar pedales en el descenso, lo que supone una buena recuperación.
Para el año siguente, si me toca el sorteo y puedo volver, tengo que bajar de 6h30′. Este es el objetivo a un año vista. Escrito queda para meter presión…

Y como de costumbre, no me puedo despedir sin agradecer a mi mujer todo lo que hace para que yo pueda disfrutar peleando con la Elite de los globeros!

No esta terminada todavía, pero da gusto sufrir aquí encima…

Related posts

Leave a Comment